Amigos, hoy quiero aprovechar el blog para tratar un tema que nos toca muy de cerca a artistas de todo tipo, escritores, productores, creadores de contenido y en general a cualquier persona que expone de forma pública su obra.

Internet es una herramienta fundamental hoy en día para cualquier creador de contenido, por la facilidad que nos brinda al enseñar y compartir globalmente lo que sea que hayamos creado.

Nos ayuda a conectar con clientes, colaboraciones, público, pero también de forma ocasional con los llamados “odiadores” (haters).

Cuando expones públicamente tu trabajo, también te estás exponiendo a ti mismo/a.

Te expones a los comentarios públicos que pueden verter de tu obra y esto hay que aceptarlo.

Por lo general, suelo recibir comentarios positivos de mi trabajo, pero esta semana me he topado con algo ofensivo que me ha hecho reflexionar y es el motivo por el que he decidido escribir estas líneas, con la intención de echar una mano a quien se sienta afectado cuando recibe este tipo de comentarios.

¿Cómo afrontar los comentarios destructivos ajenos de nuestro trabajo?

Y digo destructivos y no constructivos, porque se puede diferenciar muy bien cuándo una persona hace un comentario con la finalidad de hacerte mejorar, del comentario de otra persona que solo pretende menospreciar lo que has hecho.

Imaginemos que en una publicación hemos recibido un total de 100 comentarios, de los cuales 99 han sido positivos y 1 solo negativo.

Bien, hay un mecanismo extraño en nuestro cerebro que hace que retengamos por más tiempo y le demos más vueltas a ese 1% negativo, que al otro 99% y positivo restante.

¿Por qué nos pasa esto? Sinceramente no tengo ni idea y no puedo dar una explicación científica, pero sí algunas sugerencias para enfocar nuestras mentes correctamente:

  • Por enfocar correctamente me refiero a no entrar al contraataque directo sin pensar, como si fueras un miura enfurecido.
  • Medita un momento. Piénsalo bien: ¿conoces a esa persona? ¿de verdad te importa su opinión?. Si las respuestas a ambas preguntas son no, ya tienes mucho adelantado. Si las respuestas son sí, algo menos de ventaja, pero tranquilo que no es insalvable. Puedes directamente ignorar el comentario o ir al paso siguiente:
  • Transforma lo negativo en positivo. En esta experiencia personal reciente, esta persona por ejemplo menospreció mi trabajo comparándolo con papel de envolver. Lo negativo aquí para él (el papel de envolver) se transforma en positivo cuando le contesté que era genial, porque precisamente mi obra era un patrón de repetición para aplicar a un papel de regalo, entre otras cosas. ¡De esto me gano la vida!.
  • Deséales lo mejor, siempre. Vas a quedar como un señor o una señora. Demuestras la madurez y la educación que tienes. Yo terminé mi mensaje deseándole todo el éxito en su vida profesional. Su única respuesta fue un Me Encanta. Pues ya está. Objetivo conseguido.
  • Céntrate en tus logros. Focaliza y sigue adelante con lo tuyo.
  • Sé constante. De esta forma, tendrás una hoja de ruta bien fuerte y pequeñeces como éstas, no la harán tambalear.

Recuerda que “no hace daño y ofende el que quiere, sino el que puede porque le has dejado ofenderte”

Os dejo un video muy interesante sobre este tema!

Gracias por leerme y mucho amor!

#BrilloYCreatividad

Advertisements

Leave a Reply

Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Beatriz Pascual Gigorro, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado Su email no se incluirá en ninguna bbdd. Si no se acepta no podrás comentar en este blog. Puedes consultar mi política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en beatrizpascualilustradora@gmail.com

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: